Albóndiga rellena con ciruela – (Szilvás gombóc)

Albóndiga rellena con ciruela - (Szilvás gombóc)

Ingredientes para 15-18 piezas:
Para la pasta
0,5 kg de patata (no sirve la patata nueva), sal, 150-170 g de harina, 20 g de margarina blanda, o mantequilla, 1 huevo
Para el relleno:
15-18 ciruelas y terrones de azúcar, canela molida
Para estirar la pasta:
harina
Para servir:
40 g de mantequilla, 50 g de pan rallado, 1 cucharada de azúcar en polvo con canela

Cocemos la patata sin pelar en agua con sal; pelamos y trituramos aún caliente con el pasapurés. Una vez enfriada amasamos con todo lo necesario para la pasta y formamos con ella dos panecillos grandes. Para comprobar el estado de la masa cogemos un trocito y lo metemos en agua hirviente. Si queda muy blanda le agregamos un poco de harina, si muy dura ablandamos con margarina. Les sacamos los huesos a las ciruelas y en su lugar colocamos un terrón de azúcar y una pizca de canela. Estiramos la masa en una tabla espolvoreada con harina y cortamos en cuadrados de unos 5×5 cm. En el centro de cada cuadrado ponemos una ciruela, cerramos la masa y enharinándonos las manos formamos las pelotitas. Las introducimos en agua hirviente con sal –removemos una vez con cuidado para que no se peguen-, dejamos cocer. Una vez que las albóndigas suben a la superficie del agua dejamos 2-3 minutos más y luego las sacaremos con una espumadera. Escurrimos bien y las hacemos rodar en ralladura de pan frito en mantequilla. Espolvoreamos con azúcar en polvo con canela y servimos.

Consejo práctico
– Conviene preparar a la vez una buena cantidad de albóndigas, porque solamente así, y de ninguna manera crudas, pueden congelarse.

Tiempo de elaboración: 2 horas
Una porción: 615 kJ/147 kcal