Espanol

A los húngaros nos gusta comer. Y nos servimos siempre con los platos repletos, aunque alguna vez se nos ocurra también entregarnos a duro régimen. Pero, ¿quién sería capaz de resistirle a nuestra comida tan variada, tan condimentada y con ese sabor casero tan característico? Parece que muy pocos, puesto que a pesar de ser un país pequeño nuestra cocina figura entre las mejores del mundo. Y eso que en general se conocen solo nuestros platos picantes o al pimentón, nuestro gulasch. Sin embargo cada una de las regiones de este pequeño país tiene su potaje típico. Los pescados en la comarca del caliente Balaton; los guisados, los platos de patatas y toda suerte de gulasch en la Llanura; las carnes de caza en la boscosa Hungría del Norte y la lista no termina.

Lo único que no nos ahorramos son las calorías, si bien es cierto que por lo regular cocemos económicamente, siempre mirando materiales correspondientes a la temporada, y no desperdicia-mos casi nada. El resultado: toda una serie de comidas tentadoras al paladar. Lo que no es nada casual, desde que nuestra cocina es el resultado de una influencia histórica variopinta – magiares, turcos, italianos, franceses (estos últimos a través de la corte de Viena) -, un legado pletórico en acontecimientos que han ido puliéndo nuestras recetas, y así lo hemos heredado.
El presente selección es una antología de la cocina con sabor húngaro o comidas con toque regional; solamente aquellas que yo mismo también me las he preparado muchas veces, y espero que lo haré todavía otras tantas, con nuestros curiosos Lectores.

A
B
C
D
E
F
G
H
L
M
N
P
R
S
T

A(8)

B(4)

C(18)

D(1)

E(3)

F(1)

G(14)

H(6)

L(8)

M(2)

N(1)

P(18)

R(3)

S(18)

T(1)